2015: El año del cambio

2015: El año del cambio

Objetivo

En todas las actividades concurre una motivación; racional o instintiva. En la confección de esta bitácora participan ambas; racional, porque con ella pretendo contribuir en el desarrollo de un modelo socioeconómico que esté a la altura de lo que creemos somos: instintiva, porque ante la reacción con la que de forma inconsciente repulsamos una situación dañosa, el que estamos padeciendo, sin que tenga que ser justificado, justifica nuestra opugnación. Espero que a través de los artículos que en esta bitácora pretendo adjuntar nos sea dable alcanzar tanto aquel objetivo, como hacer que lo que soportamos en nuestro inconsciente sea lo suficientemente fuerte como para que su incidencia nos lleva a actuar de forma consciente.

degregorio.unaeconomía

degregorio.unaeconomiaPostado por degregorio jue, febrero 11, 2016 00:02:50
------------------- 2015+1 El año del cambio --------------------------

degregorio.unaeconomiasocial,es (III)

No se enteran. Ni la Derecha ni la Izquierda parecen enterarse que ante la situación a la que estamos abocados, lo que pretenden seguir implementado no tiene salida. La Derecha, porque siendo natural y hasta deseable la búsqueda de un beneficio como una derivada de sus actividades económicas, en función de la acumulación que a través del mismo se suele alcanzar, no sólo se está condicionando la existencia de aquéllos que económicamente necesitan ser utilizados; se establecen diferencias que hacen que esta utilización sea completamente insoportable. La Izquierda, porque en su busca de alcanzar unas mejoras a los más desfavorecidos, aún no ha asumido que todas las consecuciones que pueda alcanzar están determinadas por la capacidad que en todo momento pueda materializar para imponerlas. Y digo imponerlas, porque la Derecha jamás va a permitir una relajación de lo que considera son sus objetivos, a menos que concurra una fuerza lo suficientemente coactiva que la impida materializarlo. Es más, de producirse una relajación de aquellas circunstancias que la hubieran obligado a transigir (como quedó demostrado con de la desaparición de la amenaza que para el capitalismo representó la URSS y el masivo desempleo dimanante de las contradicciones del capitalismo), la Derecha nunca ha respetado los acuerdos alcanzados. Argüirá que las acontecimientos han cambiado y que lo que antes fue ya no lo es. Sin tener en cuenta que esto ha ocurrido debido a la propia la naturaleza del proceso económico que caracteriza al capitalismo. La Izquierda ha sido utilizada simplemente como un instrumento; un instrumento conformado por seres con derechos. A pesar de que existan bastardos que como aquel director ejecutivo de General Electric diga que “para competir hay que exprimir los limones” Una excrecencia que no es más que una muestra más de la degradación a la que puede llegar el que a sí mismo se considera un ser. La Derecha aún no se ha enterado que para subsistir tiene que seguir explotando a aquéllos a los que utiliza; y que en función de esta necesidad de competir está obligada a renunciar a esta utilización sustituyendo la labor asalariada por la robótica y la cibernética. Con lo cual, o no escucha; o es tan soberanamente estúpida y soberbia que es incapaz de concebir que la única manera de poder subsistir (o lo que viene a ser lo mismo, llevar a cabo un proceso del cual sacar un beneficio) es a través de aquella parte del valor de cambio que no ha sido abonada a los trabajadores por la labor realizada. Que todas las inversiones y reinversiones que pueda materializar con su acumulación, si conllevan la exclusión de las plusvalías, indefectiblemente tienden a generar unas tasa de ganancias cada vez más exiguas. ¿No entienden que en la ausencia de una mano de obra asalariada, los beneficios que puedan obtener las empresas sólo podrán alcanzarlos en función de las pérdidas que puedan sufrir otras? Es más, si sólo quedara una, que es lo que está ocurriendo con la concentración progresiva de las riquezas en manos de unos pocos ¿de quién o quiénes podrían seguir obteniéndolo? En función de lo expuesto y en el convencimiento de que la Derecha es incapaz de bajarse del tigre, ¿sigue considerando la Izquierda que la mejor manera de afrontar la situación a la que estamos abocados es la de seguir las directrices de un neomarxista como lo fue Laclau y esperar que la fiera se convierta en un tigre de papel?



  • Comentarios(0)//degregorio.unaeconomiasocial.es/#post50

degregorio.unaeconomía

degregorio.unaeconomiaPostado por degregorio lun, febrero 08, 2016 19:35:49


--------------------- 2015+1 El año del cambio -----------------------

degregorio.unaeconomiasocial.es (II)

Sé que con el contenido de esta entrada me voy a ganar un sinnúmero de “seguidores” unos incondicionales que habrán de decirme de todo, menos “bonito”. Ni me importa, ni espero convencerles de lo que considero un auténtico desbarro. Es lo que le ha ocurrido a una parte substancial de los que se consideran de izquierda, y que con su comportamiento no han hecho más que adscribirle a ésta unas connotaciones cculturales que han servido para que la caverna mediática haya encontrado un filón con el que desacreditarla. Es lo que con independencia de los desmanes materializados por la aristocracia en Francia vino acompañado por una degradación de las libertades contra el mismo pueblo que la bautizó como “El Terror”. El comportamiento de una parte desnortada de la Izquierda que durante la República llevó a cabo desmanes, que a pesar de dimanar de los que estuvo cometiendo la Derecha, no justificaban los llevado a cabo por los que pretendiendo luchar por la transformación de la sociedad no se correspondían con el objetivo deseado. A mi entender, si pretendemos diferenciarnos de lo que condenamos no podemos seguir sus mismas pautas. ¿No habéis observado que la mayor parte de las canalladas que ejecuta la Derecha está rodeada por un halo, que utilizando valores supuestamente democráticos, institucionales y hasta religiosos instilan en las masas un sentimiento exculpatorios con el que en cierta forma dignifican sus actividades? ¿A qué viene entonces aquello de “una receta para cocinar un cristo”? ¿Fue un acto con el que se pretendió desvirtuar la procedencia o improcedencia de una religión, o fue más bien, por parte de un supuesto defensor de las libertades, una estúpida falta de respeto hacia los que libremente comulgaban con unas creencias que sin atentar contra los que no las compartieran formaban parte de su acervo cultural? ¿Qué es lo que pretendían unos descerebrado aportar a la Izquierda con una representación titiritesca, que más allá de desprender un hedor nauseabundo, nos muestra el nivel intelectual e integrador de los mamelucos que la interpretaron? ¿Es posible justificar la procedencia de esta basura (a la cual es preciso acompañar la que unos verdaderos cerdos materializaron llevando en andas una supuesta imagen a lo que denominaron “el coño insumiso”), en función del equiparable lavado de cerebro que ha tenido que sufrir un reconvertido izquierdista para llegar a decir: veo a los de Podemos y si llevo arma disparo? Y si no se justifica ¿no queda en cierta forma esta expresión acreditada en función de la naturaleza de esta reconversión?

Como pretendo validad en el artículo que figura en mi bitácora bajo el título “La pesada carga que soporta la Izquierda, a mi entender es necesario dejar atrás el paleoencéfalo y dar prioridad a nuestras circunvalaciones cerebrales. De otra forma seguiremos permaneciendo de por vida en aquella granja a la que hice referencia en mi anterior entrada en Facebook





  • Comentarios(0)//degregorio.unaeconomiasocial.es/#post49

degregorio.unaeconomía

degregorio.unaeconomiaPostado por degregorio lun, febrero 08, 2016 19:33:06


------------------------ 2015+1 El año del cambio -----------------


degregorio.unaeconomiasocial.es (I)

Como todos sabemos, aunque algunos traten de demostrar que se encuentran por encima de tener que saberlo, esta es una sociedad que al compartir de forma universal lo que ha llegado a ser su naturaleza, en Francia la denominan une merde, en Alemania, eine grosse Scheisse, en Gran Bretaña, a stinky shit, en Italia, una schifosa merda y en España, en función del hermanamiento con el que estos gobernantes europeos nos están integrando, una verdadera mierda. Puede que potencialmente, como abono, piensen que pueden convertir a Europa en un vergel, pero lo que irrefutablemente están consiguiendo es llevarnos a otro nuevo totalitarismo; un totalitarismo que hunde sus raíces en la subjetividad con la que actuamos los que hemos dado en llamarnos humanos; los que Hobbes calificó como homo homini lupus, y que Orwell, denunciando el denostado régimen stalinista escenificó en su obra Rebelión en la Granja. No se trata ni de productividad ni de avances tecnológicos; se trata de que las estructuras económicas que estén siendo utilizadas se encuentren al servicio de esa sociedad; y no al de aquel Napoleón que en su búsqueda de una mayor prosperidad sólo trató de que ésta mejorara su propia situación y la del resto de los cerdos que personificaban el poder en la granja. Ante esta realidad; ante el hecho de que no podemos continuar diciendo “cuatro pata sí, dos pies no” que fue el patrón con el que los animales estuvieron comulgando para continuar siendo lo que eran, antes de establecer un nuevo modelo de estructura económica tenemos que instilar en las subjetivizadas mentes del burro Benjamín y del cerdo Chillón que una sociedad tiene que ser un ente en el que tanto Boxer, el caballo, como las ovejas y las aves, sean consideradas como partes de un todo que por estar constituyendo lo que haya de ser la granja son completamente imprescindibles para que ésta, al menos pueda intentar ser un vergel.





  • Comentarios(0)//degregorio.unaeconomiasocial.es/#post48