2015: El año del cambio

2015: El año del cambio

Objetivo

En todas las actividades concurre una motivación; racional o instintiva. En la confección de esta bitácora participan ambas; racional, porque con ella pretendo contribuir en el desarrollo de un modelo socioeconómico que esté a la altura de lo que creemos somos: instintiva, porque ante la reacción con la que de forma inconsciente repulsamos una situación dañosa, el que estamos padeciendo, sin que tenga que ser justificado, justifica nuestra opugnación. Espero que a través de los artículos que en esta bitácora pretendo adjuntar nos sea dable alcanzar tanto aquel objetivo, como hacer que lo que soportamos en nuestro inconsciente sea lo suficientemente fuerte como para que su incidencia nos lleva a actuar de forma consciente.

The new ratholes

The new ratholesPostado por degregorio sáb, mayo 21, 2016 12:08:58

................. 2015+1 El año del cambio ..........................

The new ratholes

En puridad tendría que haber titulado este artículo ¿Y ahora, dónde van a ir las ratas? No obstante considero que en honor de aquellos países que de buena fe las acogieron y que sin necesidad de traducirles su mensaje les mostraron el camino hacia el lugar donde podían instalar sus madrigueras, al igual que sus distinguidos inquilinos debemos sacarlos a la palestra, al objeto de que lleguemos a entender que es lo que se ha estado cociendo con los famosos “Panama Papers”.

Hay que tener en cuenta que habiendo estado aquéllas encamadas a la sombra de los sombreros hongos en el olor y la seguridad que hasta ahora vinieron encontrando en los mares del Sur, como consecuencia de que sus paraísos están siendo puestos en peligro, su obligado desarraigo de los mismos les habrá de resultar en extremo doloroso. Porque ahora ¿dónde van a esconder “sus” pertenencias las portadoras de la peste bubónica cuando en Panamá algún listillo de la trama les han destruido el agujero? ¿Alguien que a la sombra de “su” Estatua de la Libertad pretende llevar ésta hasta el extremo de convertir lo improcedente en algo completamente legal y democrático? Porque no nos equivoquemos, lo ilegal sólo lo es si está fundamentado en un razonamiento que trascendiendo a la razón se encuentre respaldado por aquello que razonablemente nos impone la fuerza. Yo diría, sin pretender ser demasiado riguroso, que con ésta incluso podríamos atribuirle a lo ilegal ciertas connotaciones de moralidad.

Pero dejemos atrás disquisiciones filosóficas y concentrémonos en las perspectivas que a la luz de los últimos acontecimientos entenebrecen el futuro de estos ejemplares del mundo de las sombras.

Resulta que a tenor de de la creación de unos medios de cambio no respaldados por bienes reales se han inundado los mercados, hay tantos medios de cambio deambulando por el mundo, sustentados exclusivamente en nombre de un god, que una vez que se propague la utilización de las energías renovables, ni Dios va a poder seguir sustentándolos. En consecuencia; y con independencia de haber sido volados sus apestosos santuarios, con su instalación en los de nueva creación las ratas tendrán que enfrentarse con otro inquietante conflicto. Y es que en función de una lógica incontrovertible, lo que no pueden dejar de observar estas alimañas es que este retorno conllevaría unas características en extremo inquietantes. Porque al haber sido conformados estos medios como una moneda de referencia internacional que no estaría representando la existencia de unos bienes reales, con su retorno a los lares en los que se gestaron (independientemente de si se mantenían en cuenta o en bonos del tesoro), se habría de presentar la disyuntiva de si podrían ser utilizados en la adquisición de bienes materiales, o si serían considerados como medios con los que reducir el horroroso desfase que con su creación se había estado esquilmado las riquezas del resto del mundo. Y es que no podemos olvidar que su vigencia habría estado siendo respaldada por la legalidad que en función de la fuerza que el estado le confiere a lo ilegal justifica lo limitado que podemos encontrar en la razón. Una vez “depositado” lo que sólo fue un trozo de papel, ese god (al defender (según proclama la doctrina Moore), los intereses de su imperio, se habría liberado de sus obligaciones para con otros dioses. Aunque les cueste digerirlo tendrían que asumir que son tan solo ratas; y que aunque pretendan atusarse los bigotes como los prepotentes que han venido despojando al mundo, como mamíferos del inframundo sólo podrán obligar a hacer efectivos sus derechos a morder, a los que o bien no puedan defenderse o a los que ya se convirtieron en cadáveres. Habrán de entender que al igual que ocurrió con la operación en la que Nixon desvinculó la paridad del oro con el dólar (con la que al haberse conformado éste como una divisa de referencia internacional pudo imprimir y consumir con ellos sin mesura los bienes que adquirió en el Exterior), lo de Panamá ha sido una jugada digna del autor de El Príncipe. Una jugada con la que se trata de lograr que ese god que retornó y que con anterioridad fiduciariamente salvó a América siga perteneciendo y defendiendo a la parroquia en la que se manifestó. Un god que al haber reducido sus obligaciones con el Exterior exorcise la falta de credibilidad que con su fiat estuvo financiando y expandiendo su poder. Aunque como resultado sus haceres solo consten como un apunte en las paredes de las nuevas madrigueras).












  • Comentarios(0)//degregorio.unaeconomiasocial.es/#post59