2015: El año del cambio

2015: El año del cambio

Objetivo

En todas las actividades concurre una motivación; racional o instintiva. En la confección de esta bitácora participan ambas; racional, porque con ella pretendo contribuir en el desarrollo de un modelo socioeconómico que esté a la altura de lo que creemos somos: instintiva, porque ante la reacción con la que de forma inconsciente repulsamos una situación dañosa, el que estamos padeciendo, sin que tenga que ser justificado, justifica nuestra opugnación. Espero que a través de los artículos que en esta bitácora pretendo adjuntar nos sea dable alcanzar tanto aquel objetivo, como hacer que lo que soportamos en nuestro inconsciente sea lo suficientemente fuerte como para que su incidencia nos lleva a actuar de forma consciente.

Secuestro y sodomía

Secuestro y sodomíaPostado por degregorio dom, agosto 23, 2015 18:02:37
----------------------------- 2015: El año del cambio----------------

SECUESTRADA Y ADEMÁS SODOMIZADA

degregorio.unaeconomiasocial.es

Acabo de escuchar el morigerado discurso que como contestación y repudio a las furibundas declaraciones de los que están representando a esta inexistente unión europea ha formulado Alexis Tsipras en un parlamento que no está representando más que la parodia de lo que ha llegado a ser la democracia en Europa. Especialmente del que como ejemplo de honestidad fue denunciado por su participación en Los Papeles de Luxemburgo. He vuelto a escuchar cómo se le exige a un gobierno democráticamente elegido (que sólo lleva seis meses desde que los griegos expulsaron a socialistas y conservadores por sus corrupciones y sus desgobiernos, y que por tanto tan solo se le puede acusar de pretender salvar al pueblo griego), que siga sacrificándose para que los especuladores que hicieron su agosto endeudándolo con adquisiciones completamente improductivas puedan cobrar sus mafiosos trapicheos. Como expone Marco Antonio Moreno en su artículo “Europa en estado de shock “De los 230 mil millones de euros del "rescate griego", apenas el 11 por ciento fue a parar al gobierno griego. Más de 200 mil millones de euros se emplearon en pagar las deudas de la banca europea, principalmente alemana y francesa, en una operación que ha significado el empobrecimiento de millones de griegos. Como en todos los "rescates" no hubo ninguna inyección de dinero real a la economía. Las instituciones financieras sólo se encargaron de rellenar los espacios vacíos de ese dinero que la banca había creado y que había perdido.

He vuelto a constatar la solidaridad (por no decir la desvergüenza) de una Europa que ya en el 36, cuando Hitler pretendió adueñarse de ella (¿encontráis alguna similitud con lo que está ocurriendo?) descartó ayudar a una España que, por lo que representaba la República, constituía un peligro para “su democracia”. Aunque ahora que lo pienso, lo que los intereses y privilegios con los que a través del Alzamiento Nacional trató de instaurar El Dictador se ajustaban como un guante a los que pregonaban tanto el Atila teutón como el no menos saqueador “Duce” transalpino. Me ha venido a la memoria no sólo la condonación de la deuda de la que fue objeto Alemania después de arrasar Europa por segunda vez; recuerdo lo que ocurrió cuando la muy democrática entonces y actual intransigente Noruega tuvo que afrontar, como consecuencia de su venta y posterior condonación por la venta de 150 barcos a Egipto, Ecuador, Perú, Jamaica y Sierra Leona; la deuda de 3 billones de dólares que Estados Unidos mantiene con España desde hace más de dos siglos; la que generada en Holanda como consecuencia de la crisis de los tulipanes parece que ha olvidado un tal Jeroen Disselbloem; el que firmó un manifiesto en el que cuestionaba la continuidad del Estado de Bienestar; las responsabilidades que contrajeron los acreedores con los corruptos gobiernos de Duvalier y Mobutu, en su convencimiento de que el Estado siempre ha de ser garante de las obligaciones contraídas por sus representantes. Lo que he escuchado y el cinismo con el que se ha intentado justificar los argumentos me reafirma en el convencimiento de que lo que se intenta cocinar en esta Europa de correveidiles del capitalismos no es más que la defenestración de un gobierno que, democráticamente elegido, pone en peligro la continuidad y la misma existencia de un modelo puesto al servicio de los capitales. Desde los conservadores hasta los que se han catalogado a sí mismos como socialistas. Desde los que sin desdecir un ápice el modelo que defienden, hasta los que portando una mustia rosa dieron su consentimiento al 135 y al derecho de que el pueblo pueda decidir sobre lo que, si no lo impedimos los de abajo, nos habrá de deparar el TTIP. Europa se ha convertido en una prostituta que ejerce sus funciones sobre las mesas de sus instituciones; una Europa que otrora fue cuna de civilización y hombres ilustres; y que hogaño, por las secuelas que ha conllevado la prestación de sus servicios sólo ha podido concebir bastardos.

Esta noche he estado escuchando a los que injustamente Jean Luc Mèlenchón describió como “les chiens de la presse”; y al ponderar lo que decían he constatado cuan equivocado estaba el tal Jean Luc. Los perros tienen amos; y aunque estos tienen que ladrar a sus requerimientos, lo que aquéllos puedan aullar; debido a que no desdice la naturaleza de sus genes, no debe contemplarse como algo despectivo. Jean Luc debió de ir un poco más allá. Debió de dirigir todo su menosprecio a los animales que, al ser utilizados como lo que verdaderamente son, son los únicos que han adquirido esta connotación peyorativa.

A mi entender, ante una Europa de los mercaderes en la que como consecuencia de las diferencias estructurales de sus miembros, los déficits por cuenta corriente tienen que compensarse a través de un mayor endeudamiento de la cuenta de capitales, Grecia (y posteriormente todos los países periféricos) tienen que recusar su encorsetamiento con el euro. Es cierto que esto representa apurar un cáliz; pero lo que no es menos cierto es que de seguir contemplándolo como algo sagrado, y por tanto irrecusable, seguirá siendo un sacrificio que tendremos que seguir permanentemente catando. Porque esta Europa no es ya cuna de civilización. Se ha convertido en un espacio en el que prima una horda en la que se han amancebado los primates.



  • Comentarios(0)//degregorio.unaeconomiasocial.es/#post15